noticias interesantes

moteras contra el cancer

Virginia Garcia y Ana Manero se han sumado a un proyecto solidario que recauda fondos para la investigación en la enfermedad.

Tienen que acudir a 371 municipios de Burgos y sacarse una foto en cada Ayuntamiento.

Si algo tenía claro Virginia García la pasada primavera, nada más reincorporarse al trabajo tras año y medio de tratamiento por un cáncer de colon, era que quería colaborar con quienes investigan acerca de la enfermedad y sus muchas particularidades, pero no se le ocurría cómo hacerlo. Hasta que un día encontró en las redes sociales un proyecto que parecía hecho para ella: recorrer en moto todos los municipios de España provincia a provincia con el objetivo de recaudar fondos para la Asociación Española Contra el Cáncer. «Me encanta viajar e ir en moto y al ver que se implicaba a la AECC me pareció el proyecto perfecto», recuerda García en conversación telefónica al explicar en qué consiste la iniciativa Rodando contra el Cáncer.
La idea surgió en Galicia, cuando José Caralda, coruñés de Ribeira, pensó en cómo hacer de su pasión por las motos una buena causa y después de darle muchas vueltas, se decidió por el cáncer. En la web del proyecto explica que el motivo es muy simple: es una enfermedad tan próxima a cualquiera y tan habitual que «en ocasiones nos olvidamos de lo necesario que es seguir investigando en ello». En un principio se puso como reto recorrer todos los pueblos de Galicia y probar que lo había conseguido haciéndose fotos en cada uno de ellos, pero al comentar la idea con sus conocidos le animaron a involucrar a más gente y hacer de Rodando Contra el Cáncer un proyecto estatal.
Así, se decidió que en cada provincia habría una persona encargada de acudir a todos los pueblos y retratarse para dejar constancia de que se había conseguido. Y, en el caso de Burgos, esa persona es Virginia García. «Cuando me enteré, vi que todavía no había delegado en Burgos y me apunté», añade. Sin embargo, su moto no es de mucha cilindrada, así que va de paquete en la de su amiga Ana Manero, que es quien conduce. Su objetivo es hacerse una foto delante de cada uno de los Ayuntamientos de los 371 municipios de la provincia, la que más tiene de toda España. «Empezamos en septiembre y ya llevamos 166 municipios. En total, 2.168 kilómetros repartidos en nueve rutas que hemos hecho en 40 horas y 55 minutos», explica García.
El criterio a la hora de organizar su reto se condicionó a las peculiaridades de Burgos: mucha extensión, muchos pueblos y unas condiciones meteorológicas que limitan la circulación durante unos cuantos meses. De ahí que hayan aprovechado el final del verano y el comienzo del otoño para recorrer las comarcas más difíciles: la Sierra de la Demanda, Montes de Oca, las Merindades y la Bureba. También han cubierto parte del Alfoz de Burgos, pero la mayor parte de este territorio lo han dejado para los meses de invierno, así como el entorno de Miranda de Ebro, Arlanza, la Ribera y la zona de Odra-Pisuerga. «Está siendo toda una experiencia, porque nosotras ya íbamos mucho en moto, pero de esta manera estamos conociendo la provincia de otra forma; antes no parábamos en todos los pueblos», recalca, antes de añadir que cualquiera se puede sumar a sus rutas. «Lo que pasa es que a mucha gente le da pereza parar en tantos sitios como tenemos que hacer nosotras», apunta.

Recaudación

Hasta ahora han organizado jornadas muy extensas, de hasta 29 pueblos en un día, pero en invierno bajarán la marcha para volver a incrementarla en primavera. El límite que se ha marcado para todos los delegados es completar sus provincias antes de verano, porque a continuación comenzará la siguiente fase: la recaudación de fondos. «De esa parte se encargará directamente la Asociación Española Contra el Cáncer, que se pondrá en contacto con cada Ayuntamiento y solicitará un céntimo por cada habitante», cuenta García. De esta forma, se compensan las diferencias entre municipios.
Sin embargo, para quienes quisieran colaborar y no llegaran a tiempo para hacerlo como moteros delegados, hay otras formas de hacerlo. En concreto, a través de la web migranodearena.org se pueden hacer donativos a una ruta en concreto y aportando un céntimo por cada kilómetro recorrido.
Otras opciones son comprar camisetas o un calendario realizados expresamente para este proyecto o ingresando un importe concreto a través de la web migranodearena.org

rodando contra el cancer